Seis años después del inicio de la erupción, el volcán Tagoro sigue activo en fase de desgasificación

El IEO llevará a cabo una nueva campaña de seguimiento, la vigésima cuarta desde el comienzo de la erupción

El 10 de octubre de 2011, hace hoy 6 años, el territorio español se amplió con el surgimiento de un nuevo edificio volcánico: el volcán submarino Tagoro, en la isla de El Hierro, que, durante más de 6 meses, emitió al medio marino grandes cantidades de magma, calor y gases, que produjeron fuertes anomalías físico-químicas en uno de los ecosistemas más ricos y productivos de Europa. A día de hoy, este mismo volcán, aún activo en fase de desgasificación, ha sido el responsable de emitir grandes cantidades de nutrientes que han producido un efecto de fertilización natural que está permitiendo la recuperación del ecosistema.

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceanografía (IEO), regresará a la isla del meridiano para realizar la vigésima cuarta campaña oceanográfica de seguimiento y control del volcán submarino Tagoro en los últimos 6 años.

La campaña, denominada VULCANO-II-1017, se enmarca en el proyecto de investigación VULCANO-II del Ministerio de Economía, Industria y competitividad y fondos FEDER, en el que participan el Instituto Español de Oceanografía, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de La Laguna y el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife.

Durante la campaña oceanográfica, que tendrá una duración de 15 días a partir del próximo 22 de octubre, se realizarán estudios físico-químicos, biológicos y geológicos para el seguimiento y control de la fase de desgasificación del único volcán submarino activo del territorio español.

Video divulgativo

Con motivo del sexto aniversario del nacimiento del volcán submarino Tagoro, todo el equipo científico y técnico de los proyectos Vulcano y Vulcana han realizado un video divulgativo de 4 minutos de duración en el que se muestra, por primera vez, imágenes inéditas submarinas adquiridas con el ROV Liropus 2000, del Instituto Español de Oceanografía, durante la campaña Vulcana0417 en abril de este año. Las imágenes muestran claramente estas salidas de calor y gases por grietas alojadas en el edificio volcánico alrededor de los cráteres primario y secundario y, asociadas a ellas, grandes extensiones de placas bacterianas de color blanquecino ligadas al consumo de azufre. Además, se muestra no solo la dificultad de las medidas con instrumentos colocados en el interior del cráter, sino también, la belleza de la naturaleza y de cómo esta, 6 años después, ha colonizado la zona casi por completo.